miércoles, 23 de enero de 2013

RUBÉN VEDOVALDI.



HAY UN FOGÓN, UN CLARO SOLIDARIO

apagaron la lámpara de fiesta
en el pecho de Juan
los que no pueden apagar el día

quebraron un destello de alegría
en la risa de Juan
pero encendidas siguen las estrellas
... en su frente
a su espalda
y es una hoguera viva en los pobres cada hogar

recortaron un ala de sueño
de la infancia de Juan
pero le quedan puños todavía
y a los hijos de Juan a los amigos
un cielo en cada rostro
las miradas
una alta fogarata parecida a la aurora de los pájaros

apagaron un poco de la sangre
de Juan de Pedro María o Rosario
pero la rosa sigue
el río sigue
vuelve la sangre al cauce
sube alumbra;
el fuego de la gente permanece encendido
detrás de Juan y delante de Juan

a los costados de cada apagón
hay un fogón que se reagrupa y crece,
un claro solidario agita entre las sombras
se mueve suda ayuda
golpea puertas marcha
grita trajina y canta
cae y canta,

no lo apaga la noche de mil siglos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario