martes, 5 de febrero de 2013

MANUEL SERRANO PÉREZ



PLURAL

Un hombre solo se deshace...
ya lo dije también.
Pero un hombre con un hombre
toma su traje azul, una flor, un pañuelo,
afila un poco el hacha de todos los oficios,
prende un cigarro
y cruza silencioso la compartida bruma
de lágrimas serenas que ayudan a morir.

Un hombre con un hombre,
puede, en fin, vencer la soledad y la derriba.

1 comentario: