lunes, 14 de septiembre de 2015

RAQUEL JADUSZLIWER



EN LA HORA

Llevo conmigo tu sombra en el costado,
del aire caen las flores amarillas; estoy
en el ahora y se abre paso el verano.
Prodigio pequeñísimo, filigrana paciente,
el tiempo sigue siendo benévolo en la hora.
La luz se amansa y el día fue tan largo,
siguen cayendo las flores amarillas
y puede que esta noche brille todavía
un fuego.

4 comentarios:

  1. "Prodigio pequeñísimo, filigrana paciente,". La intensidad de un poema tremendo.

    ResponderEliminar
  2. ..y puede que esta noche brille todavía un fuego". Bellisimo poema

    ResponderEliminar